Archivos mensuales: enero 2016

C21 BCN Nigromante – Capítulo 19

El celoso ama más, pero el que no lo es ama mejor.

Molière 

Oscuridad. Una oscuridad profunda. Calor. Un calor intenso por todo mi cuerpo. Sudor. Un sudor impregnado en mi piel y se materializa en gotas que descienden por mi espalda. Placer. Un placer que solo un orgasmo puede producir. Y sé que estoy soñando. Hacía tiempo que no tenía este sueño. Las últimas semanas se había visto sustituido por la orgía sangrienta. En este momento entre la vigilia y el sueño quiero seguir soñando. Mantenerlo aunque sea un minuto más y ver qué sigue. Una luz se cuela por lo que se revela como una puerta que empieza a abrirse. Y entonces…me despierto. ¡Lástima! Nunca llego a ver más allá de esa pequeña rendija de luz. Continue reading

C21 BCN Nigromante – Capítulo 18

Llego a casa y, sin más demora, enciendo la calefacción, dejo el libro en el bolso de mano del avión y voy llenando la bañera, mientras me desnudo, pongo un CD y me sirvo una copa de vino blanco. Enciendo unas velas, pongo una bolsita de pétalos de rosa y me meto dejando que el agua, el aroma y la música me relajen sin prisas. El esfuerzo que me supone coger y volver a poner la copa en el borde de la bañera, para dar un trago, cada vez es mayor. Cuando Alex entra y me mira con cara de envidioso sé que me he quitado tensión y carga emocional suficiente para serle de ayuda. Continue reading

C21 BCN Nigromante – Capítulo 17

La amistad duplica las alegrías y divide las angustias por la mitad.

Sir Francis Bacon

Una montaña de manos recorre todo mi cuerpo. Decenas de cuerpos desnudos se confunden formando una marabunta. Todos los orificios de mi cuerpo están ocupados, el sonido de gemidos, el sudor y el olor a sexo lo invade todo. Mi mano izquierda está acariciando una robusta verga de un cuerpo sin rostro. Mi mano derecha acompaña a mi boca a lo largo de otra donde mi lengua juega con un esponjoso glande. Continue reading

C21 BCN Nigromante – Capítulo 16

Como era de esperar, nada más llegar, Alex entra directamente a hablar con los médicos y a ver a su padre, seguido por Miriam. Su relación ha sido siempre muy tensa y distante. El Sr. Ferrer no era para nada niñero y nunca aprobó la bisexualidad de su hijo, que se manifestó a una edad muy temprana. Desde que nació le trató con una frialdad e indiferencia que le dejaba claro, a él y a cualquiera, que no era un hijo querido. Esta es una de las tantas cosas que tenemos en común. Continue reading